11 sept. 2012

CURUPAYTY

Al fracasar el intento de paz planteado en Yataity Corá por el gobierno paraguayo, la guerra siguió su curso. El comando aliado había decidido atacar las posiciones paraguayas en Curupayty el 17 de setiembre de 1866, pero ese día y los tres posteriores llovió torrencialmente, por lo cual el comandante de la escuadra brasileña, almirante Tamandaré, pidió al general Mitre que postergara el ataque lo que resultó providencial para el Ejército Paraguayo.

La batalla de Curupayty fue una de las mas victoriosas dentro de la guerra contra la Triple Alianza, llevada a cabo el 22 de setiembre de 1866, en el Fuerte de Curupayty, actual Departamento de Ñeembucú, Paraguay.

Para la conclusión de las trincheras y las obras de fortificación los soldados paraguayos trabajaron duramente noche y día. Al mediodía de la víspera del combate: 21 de setiembre, el General José Eduvigis Díaz informó al Mariscal López que las trincheras estaban listas para recibir al enemigo, declarando "si todo el Ejercito me trae el ataque, todo el ejercito quedará sepultado al pie de la trinchera"


Batería de Cañón en Fuerte de Curupayty
Tras la batalla de Curuzú, el 3 de setiembre de 1866, mientras nuestras fuerzas reforzaban las defensas en Curupayty con gran celeridad, los comandantes aliados habían detenido su avance discutiendo que ruta a seguir, desaprovechando la gran  oportunidad de tomar el entonces débil bastión paraguayo. Simplemente, confiaban en su mayor cantidad de soldados y armamentos. Pero jamás tuvieron en cuenta la bravura de nuestros aguerridos soldados.

La posición paraguaya estaba defendida por 5.000 hombres de las tres armas organizadas de la siguiente manera: 7 batallones de infantería al mando del Cdte. Antonio Luis González, 3 regimientos de caballería a mando del Cptán. Bernardino Caballero y 2 Baterías de Artillería. El General José E. Díaz era el comandante en jefe.

Bombardeo Naval.
Finalmente, el 22 del mismo mes se inició el ataque contra la fortaleza paraguaya. La flota imperial imperial inició su avance desde Curuzú a la fortaleza, la formaban 5 acorazados, 2 buques bombarderos, 3 chatas bombarderas y 6 cañoneras dirigidas por el almirante Joaquim Marques Silva, Marqués de Tamandaré. Los acorazados Bahía y Lima Barroso se adelantaron para cañonear las fortificaciones mientras el resto de las naves atacaban a las líneas enemigas.

El bombardeo se inició en la mañana, a las 8 horas, cuando los 101 cañones de la flota imperial atacaron las posiciones paraguayas. Estas respondieron con la artillería ubicada hacía el río, en pocas horas cerca de 5.000 proyectiles fueron disparados contra las trincheras paraguayas.

Al mediodía los acorazados Brasil, Lima Barroso y Tamandaré cruzaron la línea de contención de Curupayty para ametrallar la la batería paraguaya de la barranca, desde su retaguardia, dando por finalizado el bombardeo.

Ataque terrestre aliado.
Avisado Mitre que que la flota imperial había terminado su cañoneo, y asumiendo que las posiciones paraguayas estaban destruidas ordenó el avance de su fuerzas. 
Los argentinos y uruguayos estaban al mando de los generales Wenceslao Paunero y Emilio Mitre y los brasileños al mando de Manuel Marqués de Souza III, Barón de Porto Alegre, iniciaron el ataque divididos en 28 cuerpos posteriormente reforzados por 15 batallones argentinos y 9 cuerpos brasileños que estaban en la reserva. Ante esto en Gral Díaz ordenó el repliegue de las tropas ubicadas en las trincheras mas avanzadas.

La masacre aliada
Cuando los soldados aliados estuvieron al alcance, el general José Eduvigis Díaz ordenó disparar. La artillería paraguaya estaba casi intacta y causaba enormes bajas en la tropas enemigas que avanzaban en formaciones muy densas con mucho esfuerzo y lentitud por la zona lodosa. Aquellos que sobrepasaban el campo de tiro de la artillería debían pasar por sanjas cubiertas por espinas y estacas para después llegar a la zona de tiro de la infantería paraguaya bien atrincherada en sus posiciones.

Los soldados aliados no pudieron ni acercarse a las trincheras paraguayas, y los pocos que lo lograron fueron eliminados. Cuando intentaban retroceder la llegada de refuerzos los hacía cargar nuevamente siendo igualmente rechazados en todos sus ataques.

Retirada
Cerca de las 16 horas, Mitre dio orden de retirarse, aunque varias tropas ya habían empezado el proceso por iniciativa propia. Media hora después nuestras tropas empezaron a celebrar la victoria, mientras sonaba el clarín del pardo Cándido Silva anunciándola.



10. Diana Mbaya
Tema Popular.  
Recogido en Yaguarón, de Justo Gómez



Consecuencias
Las bajas aliadas fueron enormes, se calcularon entre 9.000 y 10.000 hombres contra las paraguayas que no alcanzaron al centenar entre muertos y heridos.
La victoria paraguaya paralizó las operaciones aliadas durante diez meses y terminó por hundir el ya mermado prestigio de Mitre como generalísimo así como reavivó, especialmente en la Argentina, el rechazo a la guerra. 

BATALLA DE CURUPAYTY


Ver también.
JOSÉ EDUVIGIS DIAZ
TRINCHERAS DE CURUPAYTY
GUERRA CONTRA LA TRIPLE ALIANZA
GENOCIDIO AMERICANO 
CURUPAYTY, GRAN VICTORIA PARAGUAYA 

       

CABICHUÍ

Loading...

PÁGINAS VISTAS EN TOTAL

CALENDARIO