18 dic. 2013

NELSON MANDELA

Nelson Mandela (Umtata, Transkei, 1918 - Johannesburgo, 2013) Político sudafricano conocido en su país, Sudáfrica, como Madiba (título honorífico otorgado por los ancianos del clan de Mandela; también era llamado Tata), que lideró los movimientos contra el apartheid y que, tras una larga lucha y 27 años de cárcel, presidió en 1994 el primer gobierno que ponía fin al régimen racista.

Renunciando a su derecho hereditario a ser jefe de una tribu Xosa, Nelson Mandela se hizo abogado en 1942. En 1944 ingresó en el Congreso Nacional Africano (ANC), un movimiento de lucha contra la opresión de los negros sudafricanos. Mandela fue uno de los líderes de la Liga de la Juventud del Congreso, que llegaría a constituir el grupo dominante del ANC; su ideología era un socialismo africano: nacionalista, antirracista y antiimperialista.

En 1948 llegó al poder en Sudáfrica el Partido Nacional, que institucionalizó la segregación racial creando el régimen del apartheid. Bajo la inspiración de  Gandhi, el ANC propugnaba métodos de lucha no violentos: la Liga de la Juventud (presidida por Mandela en 1951-52) organizó campañas de desobediencia civil contra las leyes segregacionistas.

En 1952 Mandela pasó a presidir el ANC del Transvaal, al tiempo que dirigía a los voluntarios que desafiaban al régimen; se había convertido en el líder de hecho del movimiento. La represión produjo 8.000 detenciones, incluyendo la de Mandela, que fue confinado en Johannesburgo. Allí estableció el primer bufete de abogados negros de Sudáfrica.

En 1955, cumplidas sus condenas, reapareció en público, promoviendo la aprobación de una Carta de la Libertad, en la que se plasmaba la aspiración de un Estado multirracial, igualitario y democrático, una reforma agraria y una política de justicia social en el reparto de la riqueza.

El endurecimiento del régimen racista llegó a su culminación en 1956, con el plan del gobierno de crear siete reservas o bantustanes, territorios marginales supuestamente independientes, en los que confinar a la mayoría negra. El ANC respondió con manifestaciones y boicoteos, que condujeron a la detención de la mayor parte de sus dirigentes; Mandela fue acusado de alta traición, juzgado y liberado por falta de pruebas en 1961.

Tras su liberación, el 11 de febrero de 1990, Mandela trabajó con el entonces presidente de Sudáfrica, Frederik Willem de Klerk, liderando su partido en las negociaciones para conseguir una democracia multirracial en Sudáfrica, cosa que se consiguió en 1994, con las primeras elecciones democráticas por sufragio universal. Por su trabajo en conjunto, tanto Mandela como de Klerk recibieron el Premio Nobel de la Paz de 1993. Posteriormente Mandela ganó las elecciones y fue presidente de Sudáfrica desde 1994 hasta 1999. Su prioridad estuvo frecuentemente en la reconciliación nacional.

Su última aparición pública fue el 11 de julio de 2010 en la final del Campeonato Mundial de fútbol de Sudáfrica de 2010. Falleció el día 5 de diciembre del año 2013.

Biografía de Nelson Mandela
Biografía de Nelson Mandela
Las 75 frases de Nelson Mandela

17 ago. 2013

RESIDENTA

La palabra “Residenta” no figura en el diccionario español y es exclusiva de nuestro léxico. Su etimología ha sido y sigue siendo una incógnita para la gran mayoría, pues en la acepción que se le ha dado entre nosotros significa exactamente todo lo contrario de lo que debiera significar, ya que “residir” indica estar de asiento en un lugar, permanecer.

Pero no obstante, desconocerse su etimología, en nuestro país, el vocablo “Residenta” posee una alta significación y es sinónimo de dolor, abnegación y sacrificio, porque se lo utiliza para denominar al patético éxodo emprendido en pos de la bandera, por las mujeres, por los ancianos y los niños pequeños, ante la inminencia de la llegada del invasor aliado.

Pero, ¿cuándo y cómo comenzó esa trágica peregrinación que quedó en nuestra historia con el contradictorio nombre de Residenta?

El 22 de febrero de 1868 Asunción fue fuertemente conmovida por un edicto que decía así:

“¡Viva la República del Paraguay!
El Vicepresidente de la República.

Por cuanto al estado de guerra que sostiene la República en defensa de su Libertad e Independencia exige la evacuación de la Capital como uno de los puntos del litoral mandado desocupar.

DECLARA:
Art. 1º. – La ciudad de Asunción queda desde esta fecha declarada punto militar.
Art. 2º. – Dentro de las 48 horas de la publicación del presente Decreto, se evacuará totalmente la ciudad, retirándose la población a los puntos que señalará el departamento de Policía.
Art. 3º. – Toda persona que se encontrara robando en las casas desocupadas o en las calles, será inmediatamente fusilada.
Art. 4º. – Cualquier persona que se encontrara en comunicación con el enemigo, sufrirá la pena capital.
Art. 5º. – Incurrirá en la misma pena todo individuo que, teniendo conocimiento del hecho, no denunciara inmediatamente ante el Comandante General de Armas, al traidor o espía.
Art. 6º. – Y para el puntual cumplimiento de estas disposiciones, publíquese por Bando, fijándose en los lugares públicos de esta ciudad.

Firmado: FRANCISCO SÁNCHEZ
Firmado: VICENTE VALLE, Escribano provisorio de Gobierno y Hacienda”


Fácil es suponer la confusión que habrá causado el Decreto en los vecinos de la ciudad, ancianos, niños pequeños y mujeres en mayoría absoluta, ya que todos los hombres hábiles o habían muerto en combate o se hallaban defendiendo nuestros últimos bastiones.

Fácil es imaginar la angustia de esas desventuradas antecesoras nuestras que, tras ofrendar todos sus varones a la patria, se veían forzadas a abandonar sus hogares, muchos de los cuales nunca más acogerían a sus dueñas, dejando todas sus pertenencias a merced de la rapiña del invasor.



Pero era necesario huir aun cuando ello significara hambre, miseria, agotamiento y, las más de las veces, la muerte; porque era mil veces preferible ésta a quedar a merced del enemigo, expuestas a los vejámenes de la soldadesca.



Y se emprendió la marcha, esa jornada de agonía que duraría dos años hasta culminar en Cerro Corá.

Pero, ¿Por qué se la denominó “Residenta”? Si “Residenta” es un vicio gramatical, derivado de “residente”, participio activo del verbo “residir”, ¿por qué se lo utilizó para denominar un éxodo?

Para los investigadores no es ningún secreto, pero para los profanos sigue siendo una incógnita que la tradición no develó.

Según los primeros, la explicación es la siguiente: Cuando se dio la orden de evacuar, se fue luego asignando las distintas residencias, por zonas, a los peregrinos. Al hacerse más violenta la presión enemiga, se trocaron los diversos puntos de residencia por otros más al norte, hasta llegar a Cerro Corá y sus aledaños.

De ahí que se denominara “Residentas” a los diversos grupos peregrinantes, porque ya tenían fijados con antelación sus diferentes destinos, su residencia.
Que el participio “residente”, que sería el adecuado al caso, adquiriéndose género y transformarse libremente en “residenta”, dado que la mayoría eran mujeres, es muy excusable debido a la escasa cultura de la época, tributaria de un sistema que durante décadas anatematizó la instrucción. 

Pero se conociese o no el origen o no de la expresión, no pasaron dos lustros trashumante de nuestra historia, forjadora de patria.

Victoriano Abente le hace decir en unas inspiradas estrofas de su largo canto “La Sibila Paraguaya”:

“No llores más Patria mía
enjuga el llanto, no llores,
y mira los resplandores 
de un nuevo y hermoso día”.

“Yo que tu bien vaticino
en lo futuro te veo
más grande que mi deseo…”

Ignacio A. Pane le dice en unos versos de su poema cumbre “La Mujer Paraguaya”.

“Mas nada la abatió, pues de la ruina
De la nueva Salem, antes potente,
Al infante salvó, luz vespertina
Del sol de las batallas esplendentes”.

Pero los poetas y escritores del pasado, profundamente inspirados por el infortunio de la mujer del 70, iluminaron con mayor potencia la etapa peregrinante de su vida, dejando un poco a la sombra su portentosa labor de la posguerra.

Porque si muchas naciones de la Tierra pueden jactarse del heroísmo de sus mujeres, sólo el Paraguay puede gloriarse de deber su existencia exclusivamente a la mujer.

Ya que fue Ella quien hubo de remover escombros y cenizas para insuflar hálitos de vida a la patria cobardemente asesinada. Fue Ella quien se multiplicó en mil partes para ser madre y padre; maestra y educadora; fue Ella quien empuñó el arado y fundó escuelas y asilos para acoger a los niños en total orfandad; fue artesana y sentó las destrozadas bases de la economía nacional.

Fue Ella, la mujer huérfana y viuda del 70, extenuada y desvalida, pobre y desamparada, quien obró el milagro de resucitar a este nuestro joven y glorioso Paraguay, hijo póstumo de esa estirpe de héroes legendarios, nacidos en el más doloroso alumbramiento de la historia.


A LA RESIDENTA
(Marcos y Noguera)
Y ya ves compañera, la Patria está en llamas
Préstanos tu mirada y tu cántaro seco
El arado cansado y el sudor de tu frente
Residenta de fuego, mujer de manos claras.

Tus hijos se quedaron detrás de la campaña
Y en tus ojos hay lunas y detenidas lágrimas
Quisiéramos que sea tu cuerpo de madera,
La matriz fulgurante de una nueva era.

Residenta doliente, residenta callada
Prosigue tu raquítica y larga y vaga marcha
No olvides que cantamos para que no te olvides
De llevar de los héroes caídos la bandera.

Acuérdate amiga de todos los que fuimos
Vencedores sangrantes del que ganó la guerra
Y escúchanos hermana, fecunda la semilla
Porque estamos esperando debajo de la tierra.



A LA RESIDENTA



A LA RESIDENTA


18 mar. 2013

GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA


Lograr y mantener la independencia paraguaya ha costado vidas humanas así como cuantiosas perdidas a las naciones sudamericanas vecinas. 
Una gran matanza cercana a la condición del genocidio tuvo lugar en Sudamérica entre 1864 y 1870 en la Guerra del Paraguay o Guerra de la Triple Alianza el Brasil sufrió 168.000 bajas, la Argentina tuvo 25.000 muertos, el Uruguay padeció de 3.000 mil muertos, pero nuestro país, el Paraguay fue la gran víctima, antes del inicio de la guerra nuestra población era de 1.300.000 personas, al final del conflicto, sólo sobrevivían unas 200.000 personas. De éstas, 28.000 eran hombres; la mayoría de las cuales eran niños, ancianos y extranjeros, del poderoso ejército paraguayo de 100.000 soldados, en los últimos días sólo quedaban cuatrocientos.

La guerra contra el Paraguay - un genocidio americano


Paraguay perdió gran parte de su territorio (169.174 km²) y fue obligado a pagar una abultada indemnización de guerra: el préstamo de £ 200.000 recibido de Inglaterra debió saldarse con sucesivas refinanciaciones, llevando la suma a £ 3.220.000. Paraguay fue la gran víctima, antes del inicio de la guerra nuestra población era de 1.300.000 personas, al final del conflicto, sólo sobrevivían unas 200.000 personas.




Al expirar la guerra, luego de la infructuosa defensa de Asunción en Lomas Valentinas, más de diez mil paraguayos protagonizaron una caravana de la que sólo unos pocos sobrevivieron. Tras doscientos días, los espectrales viajeros llegaron a Cerro Corá. Rodeado de selváticas y tórridas extensiones, López decidió una resistencia final. Su hijo, el coronel Panchito, de solo quince años, moriría protegiendo a sus hermanos menores y a su madre, Elisa Lynch. López mismo pereció, afirmando con seguro orgullo: "¡Muero por mi Patria!".


Hombres, Mujeres, niños y ancianos, todos pelearon a morir por mantener la independencia, la soberanía de nuestra nación paraguaya. Antes de la conflagración asesina, el Paraguay prometía un notable desarrollo industrial, fue el primer país sudamericano en poseer ferrocarril, luego del extermino de buena parte de nuestra población, la nación paraguaya nunca pudo recuperar su antiguo esplendor.


Triste Imagen de niño paraguayo en la guerra.
En este momento de Galerías históricas del Bicentenario, busquemos promover el recuerdo de aquella trágica guerra en la que existió mucha traición y bajeza, pero también mucho heroísmo y pasión por la propia tierra y amor por las insignias nacionales. 

La guerra de la triple alianza fue una de las peores formas de intento de exterminio de seres humanos en masa, un genocidio puro en América Latina donde masacraron a hombres, mujeres, jóvenes, niños y ancianos. No solo eso, también nos arrebataron miles de hectáreas de territorio paraguayo, saquearon, endeudaron, hundieron en una miseria absoluta al país donde lo único que afloró finalizando el cruel enfrentamiento fueron los cadáveres de nuestros compatriotas pudriéndose en todos los rincones del país. Lo que yo me pregunto es ¿porque el gobierno paraguayo jamás denuncio y sigue sin 
realizar la denuncia en una corte internacional reclamando el resarcimiento por las innumerables perdidas catalogados como crímenes de lesa humanidad de esto que fue como el intento de exterminio de toda la población paraguaya? Hasta donde yo tengo entendido los crímenes de lesa humanidad no prescriben jamás, no fenecen.



Su recuerdo es un acto de justicia para todos los que padecieron y murieron en días en los que el sol nunca brilló. La guerra del Paraguay, el genocidio casi completo de un pueblo sudamericano, es una de las más dolorosas turbulencias de la historia.


La definición de crimen contra la humanidad o crimen de lesa humanidad recogida en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional comprende las conductas tipificadas como asesinato, exterminio, deportación o desplazamiento forzoso, encarcelación, tortura, violación, prostitución forzada, esterilización forzada, persecución por motivos políticos, religiosos, ideológicos, raciales, étnicos u otros definidos expresamente, desaparición forzada, secuestro o cualquier acto inhumano que cause graves sufrimientos o atente contra la salud mental o física de quien los sufre, siempre que dichas conductas se cometan como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque. Estos actos también se denominan crímenes de lesa humanidad. Leso significa agraviado, lastimado, ofendido: de allí que crimen de lesa humanidad aluda a un crimen que, por su aberrante naturaleza, ofende, agravia, injuria a la humanidad en su conjunto.

¿Alguna vez algún representante de nuestro gobierno con los testículos bien puestos se animará a reclamar el resarcimiento de tamaña pérdida en la historia de Paraguay ? 



EL GOBIERNO PARAGUAYO DEBE RECLAMAR POR LOS DESTROZOS EN SU HISTORIA.


LOS TRATADOS CON LA TRIPLE ALIANZA SON NULOS
LA NOCHE ANTES
BICENTENARIO DEL PARAGUAY

10 mar. 2013

MILAGRO CONTRA EL CANCER

LOS MEDICOS NO LO DIFUNDEN PORQUE ES BARATO.
LEE ATENTAMENTE Y RECOMÉNDALO POR FAVOR, ALGUIEN LO PUEDE NECESITAR !!La dosis recomendada es: 1/2 Litro de Agua + zumo de 3 Limones + 1a Cucharadita de Bicarbonato de Sodio. Tomar en ayunas durante la mañana, puede ser dividido en dos tomas durante el día, mas no entre comidas. Lo mejor es tomarlo durante todos los días, incluso cuando la enfermedad ya haya desaparecido, porque todo cáncer puede volver, y es importante prevenir.

El Bicarbonato de Sodio es uno de los alcalinizantes más potentes que existe. Otto Heinrich Warburg (Premio Nobel 1931 por su tesis “La causa primaria y la prevención del cáncer”) afirmó que "Las Células cancerosas viven en un ambiente extremadamente ácido y carente de oxígeno. Las Células sanas viven en un entorno alcalino y oxigenado, lo cual permite su normal funcionamiento. Privar a una célula del 35% de su oxígeno durante 48 horas puede muy probablemente, convertirlas en cancerosas. Las substancias ácidas rechazan el oxígeno; en cambio, las substancias y células alcalinas atraen el oxígeno. Las células cancerosas son anaerobias (no respiran oxígeno) y NO PUEDEN sobrevivir en presencia de altos niveles de oxígeno. En cambio, sobreviven gracias a la GLUCOSA siempre y cuando el entorno esté libre de oxígeno. Los tejidos cancerosos son tejidos ácidos, mientras que los sanos son tejidos alcalinos. Por lo tanto, el cáncer no sería nada más que un mecanismo de defensa que tienen ciertas células del organismo para continuar con vida en un entorno ácido y carente de oxígeno."

Dosis: 1/2 Litro de Agua + Zumo de 3 Limones + 1a Cucharadita de Bicarbonato de Sodio.

Doctora Elizabeth Izquierdo: "Soy médico y me niego a creer que solamente el radio y la quimioterapia son las salvadoras del cáncer".

Derrotando al Cáncer: Un Aliado Insospechado. En Tu Botiquín Puedes Encontrar la Kryptonita para el Cáncer.

¿Quién lo diría? El humilde y baratísimo bicarbonato de sodio, según las más recientes y sorprendentes investigaciones, DETIENE y CURA el cáncer. Y no sólo eso: Alivia de manera muy importante los efectos secundarios tan negativos de la quimioterapia. Así es: Los especialistas convencionales, que forman parte consciente o inconscientemente del aparato financiero más depredador de la historia, el complejo industrial farmacéutico-médico, siguen convencidos de que el cáncer es un misterio impenetrable. La “solución” de la medicina organizada para el cáncer reside en tres procedimientos muy riesgosos y altamente invasivos: cirugía, quimioterapia y radiación. La Solución Puede Estar en el Botiquín de tu Baño. En su libro, “Winning the War on Cancer”(“Ganando la Guerra al Cáncer”), su autor, el Dr. Mark Sircus, aborda el tema del bicarbonato de sodio, el cual ayuda a salvar innumerables vidas cada día. El bicarbonato de sodio es el método conocido desde antaño para acelerar el retorno a la normalidad de los niveles de bicarbonato en el cuerpo.Y es, también, la más barata, segura, y quizás la más efectiva medicina en existencia para el cáncer. El bicarbonato de sodio le da al cuerpo una forma natural de quimioterapia que efectivamente mata las células cancerígenas, sin los demoledores efectos secundarios y costosos de los tratamientos de quimioterapia convencionales.

¿Y sabes cuál es el problema para que los médicos receten este milagroso remedio? Es muy muy barato. Dado que nadie se puede enriquecer ni hacer montones de dinero con algo tan simple, nadie lo promueve. Así de sencilla y así de brutal es la realidad. Y aún así, probablemente hasta hoy no habías oído de ellas, porque son sencillas y baratas, y por lo tanto, carecen del soporte para ser investigadas y publicadas.

La comunidad médica convencional le ha vuelto la espalda al Dr.Simoncini y a otros colegas suyos, porque él, como un honesto oncólogo que es –especialista en cáncer – se ha rehusado a usar los métodos convencionales, decidiendo administrar a sus pacientes bicarbonato de sodio, con un impresionante éxito en 99 por ciento de los casos de cáncer de seno. Y el cáncer de vejiga se puede curar en muy poco tiempo, por completo, sin cirugía, sin quimio ni radioterapia, usando tan sólo un aparato local de infiltración (similar a un catéter) para infundir el bicarbonato de sodio directamente al sitio infectado sea en el seno o en la vejiga. Pero también puede ser consumido oralmente.

Las Farmacéuticas: Tanto saben las farmacéuticas que el bicarbonato de sodio aplicado a los tumores acaba por desaparecerlos rápidamente, que muchos de los tratamientos de quimioterapia incluyen actualmente el bicarbonato de sodio, con el pretexto de que “ayuda” a proteger los riñones, el corazón y el sistema nervioso del paciente. Y ha sido ya determinado que el administrar quimioterapia sin el bicarbonato puede matar al paciente ahí mismo. Así, cuando escuchamos ahora los “éxitos” de la quimioterapia -sobre todo con reportajes en televisión y cable de celebridades curándose milagrosamente-, lo que no se nos informa es que es precisamente el bicarbonato de sodio el que está actuando, no sólo para detener las metástasis y curar el cáncer, sino también para disminuir al mínimo los nocivos efectos secundarios de los temibles venenos tóxicos de la quimioterapia. El Dr. Sircus así lo asegura. “No existe estudio alguno que separe los efectos del bicarbonato de sodio de los agentes tóxicos de la quimioterapia… ni los habrá…”dice resignadamente el doctor.

El Factor Emocional: Desde hace tiempo se sabe que la angustia o ansiedad extremas -pérdida del ser amado, fracaso en las metas fijadas, dilemas existenciales, traumas morales o emocionales, etc.- pueden desencadenar toda una serie de males físicos -migrañas, hipertensión, baja del sistema inmunológico, etc-, llegando hasta el cáncer. Y esto es lógico: Si no hubiera una baja en el sistema inmunológico, sea esta repentina o crónica, no hubiera manera en que los hongos, que según estudios recientes, son los que causan el cáncer, pudiera proliferar al grado de poner en riesgo la vida.

Dosis: 1/2 Litro de Agua + zumo de 3 Limones + 1a Cucharadita de Bicarbonato de Sodio. Salud.
POR FAVOR COMPARTIR!!

28 feb. 2013

LA NOCHE ANTES

En medio de la calma de aquella noche de marzo, el Mariscal revistaba su ejército. Como una vaga pincelada blanca se perfilaban las líneas de los cuerpos, prolongándose en la penumbra triste y suave, llena de rumores, en los cuales parecía desleírse toda la melancolía de las almas y de las cosas.
–¡Soldados del 14! – dijo el Mariscal– ¡Cuatro pasos al frente!
Y avanzaron quince hombres, semidesnudos, con el fusil terciado, la frente altiva.
El guerrero los contempló un momento, y luego ordenó:
–¡Soldados del 43, a revistarse!
Cuatro soldados se destacaron de la línea. No quedaban más. Los cuatrocientos que faltaban al regimiento dormían el buen sueño de la calma infinita en el fondo de los esteros, bajo las ruinas de los pueblos, entre los fosos de las trincheras.
Aquellos cuatro hombres se perfilaban entre la noche, firmes, solemnes, rígidos.
–¡Soldados del 46!– continuó el Mariscal.
Y avanzó una sola sombra. Algo de inmenso flotaba sobre ella. Ese hombre llevaba la bandera.
–¡Soldados del 40, a la orden de revista!– mandó aquel amo de pueblos.
Y sólo le respondió la noche con los vagos sollozos de la selva…
II

Ante su deshilachada tienda de campaña, el Mariscal contemplaba los restos de su ejército. Sus ayudantes, silenciosos, le rodeaban, sin atreverse a aproximársele. A la distancia, allá en el seno de las frondas vecinas, un pájaro nocturno desgranaba dulcemente su rosario de arpegios.
Aquel hombre se contemplaba en ese instante, de pie ante la Historia, en la noche precursora de lo inevitable, entre el claroscuro que anunciaba el alba, el día próximo que iba a traer, con su luz, con la sonrisa de los cielos y las alegrías intensas de la vida, la caricia desoladora de la muerte, la desesperación de la última derrota, el vértigo sin límites de la postrer caída.
Incendiaban el alma del guerrero todas sus bravuras, sus odios, sus desesperanzas. Por su cerebro pasaba la visión de los esfuerzos que efectuara, de aquel avance fracasado, de aquella resistencia desesperada a través de las llanuras, las montañas y las selvas.
No le quedaban en aquella hora ni hombres, ni fusiles, ni cañones. Sus esqueletos de regimientos estaban sin caballos, sin carabinas, y sus soldados dormitaban al pie de las lanzas clavadas en el suelo, muchas de las cuales no tenían hierros ni banderolas, porque aquellos quedaron clavados en el pecho del contrario y éstas se desflocaron con los vientos de cinco años y las pudrieron las lluvias.
De sus conciudadanos no quedaba sino un montón informe, un harapo de pueblo, durmiendo el sueño de su desgracia, allí, entre los destruidos convoyes, bajo el frío relente del rocío. Y sobre los cuerpos tendidos en la hierba fina y suave, sentíase pasar el tenue viento nocturnal como una leve caricia.
–Tuyutí, Estero Bellaco, Curupayty…– exclamaba el guerrero. Era la visión del pasado, del ayer inmediato, de la defensa toda aún subsistente, sin que hubieran bastado para anular la soberbia expresión de su fiereza, ni los contrastes continuos, ni las fatalidades todas, cayendo sobre sus hombros con el desplome colosal de una montaña.
¡Y aquel señor de naciones, a quien concluían de hostigar sus mismos hermanos en la raza, dentro del cerco de hierro en que le envolvían; aquel amo de pueblos, ante cuyo camino se prosternaban las multitudes, como ante el paso de un dios; aquel guerrero cuya espada se aprestaba a describir bajo los cielos la elíptica sangrienta, entre cuyos términos iba a rimarse el último canto de la epopeya, se sintió inmenso porque se sintió la Patria!

III

Y la visión del éxodo de su pueblo también cruzó por su mente.
Por caminos tristes y polvorientos veía marchar, como en los pasados días, aquella larga columna de desolación y de miseria, moviéndose lentamente bajo la caricia de fuego de los soles estivales, marchando en pos de la desesperación, de la derrota y de la muerte.
Era un largo y doliente desfile de siluetas blancas; blancuras de guiñapos sobre palideces de carnes corroídas por el hambre; blancuras de muerte sobre rostros en los cuales agonizaban las más dulces y rojas rosas de la juventud; albas livideces impresas en frentes impúberes por los más hondos sufrimientos; blancuras de niños muertos sobre el pecho exhausto y flácido, que se negaba a derramar una gota de la generosa leche de la madre; nieves tempranas sobre cabezas que ayer mismo ostentaban esa aureola primaveral formada sobre las sienes por la comba del rizo negro o la voluta del bucle rubio.
Hombres veía, tambaleantes sobre el camino, como borrachos por el hambre. Tenían grandes ojos dilatados mirando hacia los cielos, ojos sonámbulos, percibidores al acaso de quién sabe qué visiones de paz, de hondo descanso más allá del horizonte y aún más allá de la existencia misma.
Miraba caer ancianas con la frente sobre el polvo, entregándose a la eternidad sin un solo gesto, sin un solo estremecimiento; mientras que pequeños agonizantes llenaban los aires con sus vagidos desesperados, última protesta de la vida contra la infecundidad del destino y la esterilidad nauseabunda de la tumba.
Entre compactos grupos de mujeres, veía llegar a los heridos, a los moribundos, a aquellos a quienes la suprema insondable roía con su único e implacable diente. Algunos, tirados sobre carros desvencijados, clamoreaban sin término y sin consuelo; otros, con sus carnes carcomidas por el abandono, exhibían al aire libre las más asquerosas muecas de la infelicidad humana; varios, agitaban lentamente sus manos, cual si persiguieran la forma de una visión desvanecida entre sus dedos.
Y aquello era el crimen de que se le acusaba, el gran delito de caer con todo su pueblo, de sumirlo en su fosa, de arrastrarlo en su caída de coloso herido y hostigado a la profundidad del abismo en que él mismo se tumbaba, en el vértigo de esa parábola inmensa, cuyo término fatal tenía que ser la trágica hediondez de un sudario.
Entonces, en esos ojos que no habían llorado jamás, profundos ojos pardos que contemplaron impasibles el ataque, el incendio y la derrota, brilló una lágrima, como un último esplendor de sol languideciente sobre el fondo cobrizo de un ocaso.
Y la larga columna de desesperación y de miserias seguía marchando lentamente, sobre el camino calcinado por el sol, envuelta en sus blancos guiñapos, entre los bosques floridos, bajo la serenidad impasible del espacio.

IV

Llegaba el día. Y ante el ejército que se aprestaba a la pelea, el Mariscal saludó por última vez el estandarte, entre tanto que el Aquidabán mugía a la distancia entre sus rocas centenarias, como si llevara a los mares lejanos y rumorosos el alarido de protesta con que se desplomaban un ideal, una patria y una raza.

La Noche Antes.

31 ene. 2013

2 y 3 DE FEBRERO

El cambio se vino de golpe podría ser el título de este hito, que marca el derrocamiento de la dictadura de 35 años (1954-1989) del general Stroessner por su número dos y consuegro general Andrés Rodríguez, lo que dio inicio a la apertura política desde arriba, a la vigencia de las libertades públicas, a la reintegración del Paraguay a la comunidad internacional y a la transición a la democracia. En la noche entre el 2 y 3 de febrero de 1989 fue destituido Alfredo Stroessner. El acontecimiento es conocido como El Golpe de la Candelaria, por haberse iniciado en el día de la Virgen de la Candelaria.
Dos años antes había eclosionado el conflicto interno en la Asociación Nacional Republicana (ANR-Partido Colorado) que junto a las Fuerzas Armadas (FFAA) eran los pilares de la dictadura. De la guerra civil de 1947 quedó un ejército ya tendiente a la subordinación a la ANR, pero fue con Stroessner que todo el que quisiera entrar a las Fuerzas Armadas, incluyendo a la Academia Militar y a la Escuela de Suboficiales, debía estar afiliado al Partido Colorado. El sistema fue más complejo ya que el Partido se encontró subordinado a un militar y con oficiales en servicio activo ocupando altos cargos. Pero lo relevante en este caso es que el conflicto interno en la ANR repercutió también en las FFAA, ya que por militar partidariamente, los militares también pasaron a pertenecer a alguno de los dos bandos stronistas: militantes y tradicionalistas.

El triunfo de los militantes combatientes stronistas en el Partido, significó no sólo el desplazamiento de los civiles tradicionalistas de altos cargos en el aparato de Estado, sino que también repercutió en las FFAA. El general Rodríguez era cercano al tradicionalismo y conocía bien el poder, así como las debilidades de las FFAA y también quién podía defender al viejo dictador. Fuera de la dirección del Colegio Militar "Francisco Solano López", de la guardia presidencial y pocos más, el resto de las FFAA se plegó al golpe. A pesar de eso, fue un golpe en el que murieron militares de baja graduación, y sobre eso nunca se dispuso de datos completos y tampoco se difundió una explicación convincente del porqué los tanques a disposición de Stroessner, ni combustible tenían. Lo cierto es que en menos de ocho horas desde el inicio del golpe, Stroessner ni había sido ya apresado por el entonces coronel Lino Oviedo, hombre de confianza del general Rodríguez. Por Radio 1° de Marzo se difundió la proclama leída por Andrés Rodríguez:

"Hemos salido de nuestros cuarteles, en defensa de la dignidad y del honor de las Fuerzas Armadas; por la unificación plena y total del coloradismo en el gobierno; por la iniciación de la democratización del Paraguay; por el respeto a los derechos humanos; por la defensa de nuestra religión cristiana, católica, apostólica, romana. Esos son lo que les estoy ofreciendo." (textual)

El 5 de 'febrero a las 4 de la tarde, previa renuncia, el dictador partió al exilio hacia el Brasil, país donde murió el 16 de agosto de 2006. Cuentan que, al mirar una foto del nuevo gobierno, Stroessner dijo que sólo él faltaba ahí. Pero a pesar de haberle sucedido un gobierno de personas que habían sido parte de la dictadura, no hubiese tenido legitimidad el golpe y menos el gobierno si Rodríguez hubiera intentando establecer una nueva dictadura. Muy rápidamente entendió el nuevo presidente que ni siquiera podía seguir hablando de democracia sin comunismo.

El Secretario General de la Presidencia y eterno jefe de Protocolo de Stroessner, Conrado Pappalardo, tuvo que ir a la frontera a recibirle con honores al Secretario General del Partido Comunista Paraguayo, Ananías Maidana, a quien el día anterior se le había negado el ingreso al país.

El deseo democrático había sido instalado en la agenda pública gracias a la acción social, ciudadana, intelectual y política. Ningún partido de prestigio seguía siendo colaboracionista, el movimiento social y ciudadano había crecido y encima, fuera de Pinochet, ya no quedaban gobiernos amigos de Alfredo Stroessner. En 1978 comenzó el aislamiento de la dictadura cuando se formó el Acuerdo Nacional, que reunía a todos los partidos y fracciones opositoras, con la protección del gobierno norteamericano, que finalmente le había sacado el apoyo a la dictadura de Stroessner. Sin duda alguna, el gobierno Carter contribuyó al deterioro pero también del PSOE en España y que ya se habían redemocratizado Argentina, Brasil y Uruguay.

La conducción inicial de la apertura política fue militar y el general Rodríguez fue electo presidente con el 74,4% de los votos el 1º de mayo de 1989. Quizá no haya sido fácil para Rodríguez pasar al campo democrático y más rápido aprendieron los civiles de la ANR. La Constitución de 1992 impidió ya la reelección del general. El poder de militares en servicio activo se mantuvo hasta el intento de golpe de Lino Oviedo en 1996.

Pero hoy, que nuestra democracia está pasando un momento difícil, a partir de los sucesos de junio,  mientras se siente resucitar el sentimiento estronista vale la pena recordar esos duros momentos que pasamos los demócratas bajo el yugo de la tiranía, tratando de que no vuelva.




REVOLUCIÓN DEL 2 Y 3 DE FEBRERO DE 1989

GESTA DEL 2 Y 3 DE FEBRERO



GOLPE DE ESTADO EN EL PARAGUAY



PROCLAMA DEL GENERAL RODRIGUEZ

EL GOLPE DEL 2 Y 3 DE FEBRERO



Tomado de:
HITOS DEL BICENTENARIO. Por LINE BAREIRO, MABEL CAUSARANO, MARGARITA DURÁN ESTRAGÓ, VÍCTOR-JACINTO FLECHA, BARTOMEU MELIÁ, GUIDO RODRÍGUEZ ALCALÁ © De esta edición SERVILIBRO. COMITÉ ASESOR, COMISIÓN NACIONAL DEL BICENTENARIO. Editorial Servilibro. Telefax: (595-21) 444 770. Correo electrónico:servilibro@gmail.com , Asunción, Paraguay octubre 2011.

3 ene. 2013

KAMBA KUA

Los negros  que vinieron con José Gervasio Artigas en 1820 se establecieron en Laurelty, Loma Campamento y Kamba Kuá, en los alrededores de Luque, Fernando de la Mora y San Lorenzo. Sus descendientes siguen celebrando anualmente la tradicional fiesta de San Baltazar, el Rey Mago negro. Es una fiesta extraña en la que se mezclan ritos africanos, cristianos y guaraníes.

Estos afroparaguayos son descendientes de aquellos lanceros que acompañaron al General Artigas en su exilio al Paraguay.

Corría setiembre de 1820 y el caudillo uruguayo, casi derrotado y totalmente traicionado por sus compatriotas, decide refugiarse en el Paraguay acompañado por un grupo de lanceros negros de alrededor de 200 hombres y sus mujeres. Al llegar al Paraguay, Artigas recibe el asilo de parte del dictador perpetuo de la República y es recluído en el convento de La Merced y sus hombres distribuídos en varios pueblos. 

Algunos negros quedaron a vivir en los yerbales de la Candelaria y otros fueron llevados cerca de Asunción a los sitios que luego se conocieron como Kamba kuá, Laurelty y Loma Campamento.  Estas comunidades que se autoreconocen como afrodescendientes mantiene vivas sus tradiciones desde el momento de su llegada al Paraguay con el General Artigas en 1820. 



SAN BALTAZAR
Ya llegó el 6 de enero
fecha de San Baltazar
y en la Loma Campamento
se aprestan a celebrar.


Cambá de roja bandera
se adelanta hacia el camino,
pues ya bajan por la loma
los grupos de peregrinos.

Encuentro de abanderados

que saludan toreando.
Piruetas de disfrazados
que danzan contorsionando.


El cura de la capilla
prepara misal y atril,
alegre y triste resuena
el tam tam del tamboril,

San Baltazar...
Nuestro Rey Mago que protege a los cambá.
San Baltazar
Somos tus hijos que alabamos tu bondad.


Treinta metros de rodillas
lento un promesero va.
Con cántaro en la cabeza
ágil baila una cambá


De gran capa colorada
va vestido un mocetón;
luce corona dorada
de refulgente cartón.

Las mozas de ébano bailan

bajo la fresca enramada.
El mosto corre y retoza
la calesita encantada.


Fiesta extraña de la forma,
del sonido y del color.
Ritos negros, blancos, indios
se han metido en el tambor.


 Intérprete:  GLORIA DEL PARAGUAY





POSTAL GUARANI
BALLET KAMBA KUA

CABICHUÍ

Loading...

PÁGINAS VISTAS EN TOTAL

CALENDARIO