23 sept. 2010

GASTÓN DE ORLEANS, Conde de Eu

Tal vez vez pueda aducir locura de guerra pues sus actos ocurrieron luego que su amante, el general Mena Barreto, haya sido muerto por una certera bala disparada por el cabo Gervasio León en Piribebuy.
Es indudable que en ese combate perdió el control al ordenar, al final de una desigual lucha de 5 horas, cometer toda clase de atropellos contra los vencidos. D`Eu ordenó el degüello del Comandante de Piribebuy, Pedro Pablo Caballero, luego de un bárbaro martirio. El Cte. Caballero fué atado a unos cañones, y azotado frente a su mujer e hijos, antes de ser degollado.
Decía el historiador paraguayo Efraím Cardozo: “Pero nada fue el degüello de los vencidos. Todavía quedaba por realizarse un horror sin precedentes en los anales de la humanidad”, se refería al hospital de sangre de Piribebuy",

Pues bien, concluida la matanza, "el conde D´Eu mandó incendiar al hospital de sangre de Piribebuy, después de cerrar las puertas y ventanas, dejando que pereciesen centenares de desgraciados”.

Cuando cuatro días después su ejercito encontró a los 3.500 niños en Acosta Ñu, definitivamente su espíritu no estaba repuesto siendo que al final de la insólita batalla “ el Conde D´Eu mandó incendiar la sangrante maleza, matando quemados a los niños y sus madres. ” Su orden era matar "hasta el feto del vientre de la mujer".
Escribe Chiavenatto “El Conde D´Eu, un sádico en el comando de la guerra, no se conoce en la historia de América del Sur por lo menos, ningún crimen de guerra más hediondo que ese"
Semejante a Atila el Huno, al frente de su ejército de esclavos, no dejó hierba verde tras su paso borrando todo rastro de civilización en la República mas antigua de Sudamérica, incluyendo entre sus deméritos destrucción de bibliotecas, pueblos e iglesias, anticipándose con mucho a las acciones que posteriormente, a mediados del Siglo Veinte, emulos suyos tratarían de lograr en Treblinka (Polonia).
Sentarlo en el banquillo de los acusados, al lado de sus colegas, en el Juicio de Nuremberg para escuchar su defensa, tal vez no sea mala idea. ¿De no ser así cuantas misas en Petrópolis serán necesarias para alivianar su culpa? Si tal vez pudiera.

El bárbaro GASTÓN DE ORLEANS, Conde de E'u
LOS CHICOS DE LA GUERRA
La batalla de Acosta Ñu y el dia del Niño en el Paraguay.
UN SÁDICO, EL CONDE DE EU

CABICHUÍ

Loading...

PÁGINAS VISTAS EN TOTAL

CALENDARIO